El vagabundo de la noche (Premio Relato Corto Nuevas Letras 2010)

"La radio afecta a la gente de una forma muy íntima, de tú a tú, y ofrece todo un mundo de comunicación silenciosa entre el  escritor-locutor y el oyente."  McLuhan, Marshall, Comprender los medios de comunicación.

Cuando yo tenía la edad de doce años solía pasar horas enteras sentado en la mesa del comedor escuchando aquella variedad de programas musicales que desde las nueve de la noche pasaban en la radio, hasta muy entrada la madrugada. De esa  forma me daba cuenta que mi ser interior lograba expandir mis sentimientos.

  Aunque soy el mayor de ocho hermanos, al resto de ellos los enviaban a dormir desde temprano, pues mama los tenía en el colegio por la mañana, mientras que yo iba a la secundaria en el turno de la tarde, por lo que nunca llegó a fastidiarme para que me fuese a la habitación.

 Cuando tuve diecisiete escuchaba: “El cofre de las pasitas”, “El club de los noctámbulos”, “Melodías de media noche” y un sin fin más de programas que aparecían de un lado a otro en la banda de amplitud moderada. Jamás me quedaba en un dial en especial, pues, ¿cómo podía preferir más a Jordano Di Marzo con su “En aquel lugar secreto” que ha Leo Dan con: “Te he prometido”? Ese año recuerdo que escribí mi primera carta.

Por aquel entonces escribí: “En el silencio de la noche”; y es que cada esquela que creaba era como una emisión radiofónica propia,  jamás las repetía, ya que noche tras noche encontraba siempre una inspiración diferente que transmitir. Escribía hasta que mis manos no daban más, llenando páginas enteras con aquello que en esos años me sucedía. Escribía a María Eugenia Collell, de Valencia; María Alejandra Contreras, de Colinas de Carrizales; Nelly Hernández, de Maracaibo; y en especial a Nubia Franco de Barcelona. Lentamente mi musa pincelaba miles y miles de hojas que al día siguiente,  religiosamente, depositaba en la oficina postal como quien lanza una botella al mar a la espera de que llegue a manos de su salvador…

Tiempo después, en una de aquellas noches era yo ahora quien estaba al frente del micrófono. Esa noche leí un bello poema  que una radioescucha me envió y que  a más de treinta años aún atesoro en mi alma. Esas líneas que se  disolverían en el éter de la noche llevaban por nombre “Cartas de Papel”, decía así:

 

Su blanco ya no era ahora blanco,

su papel tampoco era más papel, 

pues, el blanco se vistió de algo gris                

y su papel de un marchito miel;

eran todas mis cartas de papel

cartas tan viejas como el ansia del ayer,

y miles incrustaciones de letras

palabras que al leerlas se me sueltan

para clavarse una a una, cuan espinas

en mi frágil piel, en mi ser;  ¡mi consciencia!

                                                                 L.

Hoy tengo más años de los que quisiera tener y en la radio existen muchas más emisoras que ayer, pero ya no transmiten ninguno de mis programas favoritos. En todo el espectro sólo encuentro noticieros y espacios de opinión; los periodistas sustituyeron a los locutores y ya no dejaron casi lugar para nosotros. La radio no transmite inspiración para escribir; por eso siento tanta nostalgia por todas las cartas que un día escribí y que contienen trozos invalorables de aquellos momentos que me hacen vivir, y tantas palabras que se llevó el tiempo. Por ello quisiera saber una sola cosa: ¿dónde están mis cartas?

Cartas, recuerdos, tristezas… el ruido de una radio de un vehículo que a lo lejos cruzó me hizo abrir los ojos nuevamente. Desperté.

Allí estaba, al igual que ayer y quién sabe cuánto tiempo más. Postrado y sumergido en la más profunda de las ruinas que hombre alguno pueda sufrir únicamente podía ya clamar misericordia. En medio de aquel cuadro de miseria cotidiana lamentaba enormemente que mi mente se mantuviera siempre tan lúcida. ¡Ja! ¿Quién lo iba a pensar? Si bebía justamente para evitar estar lucido, olvidar mis cartas, mis años de juventud, mi vida inerte y tranquila y ahora, cuando el cielo pasa factura a una vida llena de licencia y pecado, es cuando más claro veo las cosas.

—¡Y yo que te creía mi amigo fiel, la llave mágica de ese mundo alucinante  en el que llegué a ser rey! —le balbuceé al maligno espíritu que hacía guardia a la siniestra de aquel lecho de muerte, ¡era nada menos y nada más que el Gran Astaroth!,  blandiendo una serpiente en su mano izquierda, montando una bestia,  con alas de dragón y cola de víbora.

El malicioso ser no hacía otra cosa que mirarme, cabeceaba de izquierda a derecha, me observaba con ojos color fuego cargados de toda la lástima que podía existir entre el cielo y la tierra. Ya hacía mucho que dejó de hablarme. Desde que decidí romper con todo aquello que me  impedía seguir bebiendo y  con eso me pagó.  Ahora estoy consciente que era eso lo que quería.  

—¿Es que acaso te fallé en algo espíritu de la perdición? ¿No cumplí fielmente el pacto que entablamos? ¡Respóndeme ánima del averno!

Ignoro que era peor para mí, si estar allí agonizante en medio de la soledad de ese rincón de la ciudad o que esa dantesca sombra no quisiera dignarse siquiera a responderme.

Quería volver a sumergirme en la radio, en sus recuerdos, alejarme de esa sucia esquina, de esa ciudad, de este mundo. deseaba morir, pero me era imposible.

Sentía desesperadamente que para morir necesitaba oír de sus labios el porqué de mi desgracia, el porqué hubo de ilusionarme con tanto poder y riquezas y al final me lo quitó de un certero  zarpazo absolutamente todo.

—¡Aléjate Astaroth! Regresa a lo profundo del infierno y déjame ya morir en paz.

            Mis gritos de dolor terminaron envueltos en lágrimas. El demonio se deleitaba al sentir mi sufrimiento, ¡claro¡ Si  él mismo era el causante, yo era su  obra. De vez en cuando señalaba con su pezuña la botella que se mantenía recostada en mi respaldo. Ese solo gesto  me hacía volver a la claridad de mi vicio y como si se tratara de una orden directa, tomaba el frasco entre mis manos y bebía con asco. Cuando lo hacía sorbía todo  aquello  que  mi garganta podía y nunca dejaba de mirarlo. Bebía ese líquido que tanta falta me hacia sin producir un solo pestañeo. Tragaba lentamente mientras ambos nos mirábamos fijamente. Luego él lanzaba una sonrisa de maldad. Ganaba la batalla.

—¡Termina de matarme¡ Hazlo de una vez – le dije.  

            Su cabeza se sacudía muy despacio negándome el último de mis deseos.

—¿Es que acaso debo sufrir hasta el segundo final de aliento que me quede?  

Silencio.

—Ya sé ¿quieres mis vísceras? ¿Es eso lo que quieres engendro del infierno? ¡Pues  tómalas, ábreme de una vez y termina de  comerte el hígado, mi estomago y hasta mi corazón! Total ya no me sirven para nada.

Los gritos que emitía no perturbaban en absoluto  al guardián de mis carnes. Sólo servían para que él levantara una vez más su mano velluda y con su dedo señalara la botella, a lo que automáticamente respondía sin voluntad alguna tragándomela casi entera.

—¿Pero, cuándo te vas a acabar botella del mal?

El demonio reía.

Toda la noche fue lo mismo: balbuceaba lo que afligía mi alma, deseaba sumergirme en la radio, escapar, pero él no le lo permitió esta vez. Él escuchaba detenidamente mis chacharas sin sentido y siempre al final terminaba señalando la botella. Por mi parte bebía lo más que podía pensando que de esta manera acabaría pronto  la botella y podría descansar de esa funesta presencia. ¿Pueden creer que cada vez parecía estar completamente llena?

Mi garganta ardía como caldera de ferrocarril, el hígado se infló tanto que casi salía de mi abdomen. Bebí y bebí cada vez que ese ser levantaba su maligno dedo. Sin embargo me mantenía por alguna razón con vida.

 El dedo primero, la botella  luego, su risa después. Una y otra vez la cabeza quería estallarme. Las paredes giraban como queriendo escapar de esa putrefacta esquina, pero el maligno espíritu las volvía a poner en su sitio. Luego nuevamente mis gritos, su dedo, la botella, el ardor en la garganta, las paredes….. el dedo… y una insufrible voz femenina que invadía mi cerebro y me susurraba: "Oyeme, oyeme, oyeme..."

—Diossssssssssssssssssss!

Justo después del grito pude oír a lo lejos el canto de un gallo. Era el de las cinco de la mañana —me dije—, dentrode poco amanecerá. Ya la sombra no estaba en su acostumbrado lugar, se  había desvanecido tal como apareció. En su lugar estaba la botella completamente vacía para ese momento, no obstante eso no me alegraba pues, para la noche siguiente, sin saber cómo ni por qué, habría otra llena y su amo allí. Un terror me invadió como pocas veces lo había sentido.

—¡Kikiriquiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii! 

Era el gallo de las seis.

Una sensación de embriaguez, cansancio y hambre me arropó. ¿Cuánto tiempo llevo en esto? – me pregunté.

—Un, dos , tres, …..catorce…. ¡dieciséis¡. 

            —¡Llevo dos semanas y dos días aquí tirado! - dije con acentuado asombro.

Un día cualquiera para un vagabundo moribundo es toda una odisea. Es como arrancarle un suspiro a la vida o darle larga a la crónica de un desenlace anunciado. Es meter la llave en la cerradura de la puerta de la muerte y girarla de un lado a otro sin querer abrirla de una vez.

            La mañana es la parte más difícil del día. El bullicio de la gente y de los vehículos evita que logres dormir completamente. Tienes que acostumbrarte a dormitar por pedacitos, por lo que jamás te recuperas por completo de la mala noche. Yo me recuesto de la pared para pescar un sueñito extra. A veces lo logro, pero despierto bruscamente cuando alguien, apiadándose de mí, lanza una moneda sobre mis lazarientes trapos. Luego de esto muerdes un trozo de pan duro que guardas en un bolsillo.

Al mediodía pongo orden en mi basurero y rejunto las botellas. Hoy hice dos torres con ellas, cada una de cinco frascos, pero cuando trataba de colocar la número once siempre se derrumbaba. Es imposible pasar de la botella once – me decía en esos breves momentos de ociosidad infantil, con los que lograba olvidar esa alcantarilla que tomé por hogar.

Otra cosa curiosa tan bien  es ver la  danza  de las cucarachas.  Al llegar la hora de las seis de la tarde y con la misma exactitud de los gallos de la víspera,  podía  mirar como cientos de cucarachas salían como locas de todos los rincones y agujeros.

Los primeros días me llenó de asco tener que convivir con esos insectos, por lo repugnantes que resultaban, pero, al pasar el tiempo, te percatas que son ellas tu única compañía.

Las cucarachas formaban parte del equipo de limpieza de la calle. Salían en comandos de seis en seis a rastrear cada milímetro de mi húmedo umbral. Comían todas las migajas.  Les enseñé a cucar mostrándoles sigilosamente la proximidad de las migajas. Ellas levantaban una de sus antenitas, como pretendiendo guiñarme un ojo en señal de agradecimiento. Día tras día cucaba con mis cucarachas y en recompensa ellas nunca me dejaron solo, representaban todo aquello que poseían en el mundo.

—Hola Pirulina ¿cómo te fue hoy? – le pregunté a la extraña cucaracha albina que subía al  bolsillo de mi guayabera.

Yo acostumbraba guardarle trocitos de kasabe y ella los comía  con gran deleite. El  kasabe es una especie de torta indígena hecha con una masa preparada con la pasta de la yuca amarga de la cual se le extrae todo el líquido, que resulta venenoso y, finalmente, se seca exponiéndole al sol. Es una invención de los indios venezolanos oriundos de la región sucrense, al oriente de este país. Según la tradición se dice que fue la tribu kancamure los creadores de  este delicioso producto, rico en fibras, y que aún hoy sigue produciéndose en esta zona.

—Come amiguita, hazlo que ya tus compañeras se van – le dije a Pirulina.

            Así como llegaban las cucarachas, así mismo se retiraban en un abrir y cerrar de ojos, toditas se metían en sus agujeros como si escaparan frenéticamente de algo o de alguien. Yo sabía de quien se trataba. Huían de él, lo sé. Juro por Dios que de poder desaparecerme también lo haría. Pero mi alma ya estaba condenada, no podía escapar. ¿Dónde podía esconderme? Créanme que más de una vez anhelaba transmutarme en cucaracha al llegar el  atardecer.

La entrada del crepúsculo resulta nostálgica para los moradores de las esquinas. Uno contempla cómo la gente comienza una retirada masiva. El tráfico se incrementa a un nivel casi asfixiante para luego ir desvaneciéndose gradualmente.

            Los comercios bajan sus santamarías y poco a poco, como flor que cierra sus pétalos, las calles quedan tan solas y tranquilas como mar después de la tormenta. Es el momento en que nosotros – los vagabundos- comenzamos a existir realmente para el mundo.

Es justo en  este momento que comenzaban la mayoría de los programas radiales que yo solía escuchar, era la hora del relax, pero saberlo no me serviría de nada.

             Al llegar la noche, sobre todo cuando aún despuntan los últimos rayos del astro rey en el firmamento, la cosa es diferente. Ahora es el turno  de esa otra clase de gente que existe en el planeta. Es aquella que no corren sin sentido. Es la que camina con la calma que dan los años, como añorando una ciudad que se fue mucho tiempo atrás y de la cual sólo quedan  raros vestigios. Esta gente va buscando en cada rincón, en cada árbol, en cada caserón,  la huella imborrable de su propio pasado;  es como si con su mirada escrutadora penetraran en el alma de las cosas y en lugar del centro comercial vieran el antiguo cine. Miran el semáforo, pero sus ojos ven el frondoso araguaney que 30 o 40 años antes estuvo allí. Entran a la tasca y aún creen encontrarse en el viejo café donde un día le propusieron ser novios.

Es gracias a esta “otra gente” que podemos vivir los que nada tenemos. Son ellos quienes se percatan de nuestra  miserable existencia y sin vernos con lástima nos recuerdan que también nosotros, los gusanos de la tierra, somos seres humanos. Gracias a ellos, a nuestros “ángeles del atardecer” tenemos un pan  y un cartón de leche como cena, incluso hasta alguna medicina cuando la humedad y la  intemperie nos asestan un golpe fatal.

            Otra  cosa que nos va matando poco a poco a quienes moramos en las calles  es ese oscuro polvillo que se acumula sobre la ropa. Es una especie de ceniza tóxica producida por el monóxido de carbono de los vehículos. Respirar eso nos produce problemas en las vías respiratorias y sé de muchos pordioseros que amanecen muertos por las calles de paros respiratorios.

Total un miserable más que muera en las calles de la ciudad ¿a quién puede importarle? Esa tarde supe que siempre hay alguien dispuesto a darnos  la mano y gracias a algún “ángel de la noche” mi vida cambió por completo a partir de ese dìa…..

Ya había caído completamente la noche y unos lejanos relámpagos iluminaban por intervalos el cielo. Era junio y ustedes saben cómo es este mes.

—Como que piensa llover Pirulina —le dije a mi pequeña amiga que  había salido  de su escondrijo aprovechando la tranquilidad nocturna.

Una camioneta nueva pasa muy despacio en dirección a la panadería. Llevaba el vidrio trasero hasta la mitad y unos ojos tan brillantes como las primeras estrellas de la noche  se clavaron sobre mí y no me soltaron hasta que fue imposible seguir sosteniéndose por la distancia.

—Pirulina, ¿viste esos ojos?

La cucarachita blanca movió sus antenas.

—¿Cómo que cuáles? Esos que nos….

En ese momento guardé silencio. Sabía muy bien que Copo de Nieve -como apodaba de vez en cuando a Pirulina-  no podía oírme, pero  la necesidad de hablarle a alguien es más fuerte que la razón. Sabía que ese mismo vehículo había estado rondándome el día anterior, se detuvo un instante, un vidrio bajó y rápidamente volvió a cerrarse.

Cuál no sería la sorpresa que me llevé al levantar la cabeza y percatarme de quién se trataba. 

—Es usted, la mujer de la camioneta…. ¿verdad?

Ante mi se encontraba una mujer con la carga de los años a cuesta y el espíritu de la rebeldía en su mirada. Sentí que el alma de ella era más fuerte que su frágil cuerpo. Su pelo todavía guardaba la lozanía de la juventud, pero sus manos no podían ocultar los dedos encorvados de quien sólo ha vivido para escribir... 

Pude ver que, efectivamente, esas manos debieron haber escrito miles de hojas a lo largo de su existencia.

            —Tenga buen hombre, esto es para usted –dijo la enigmática mujer mientras me extendía una bolsa de pan.

—¡Dios se lo pague!

La bolsa contenga dos piezas de pan largo, de ese que llaman "canilla". Algo así como medio  kilo de queso del bueno y leche pasteurizada. Era mucho más de lo que un mendigo podía soñar para una cena.

Ella seguía parada frente a mí, como transportada a no sé qué tiempo de su vida. Yo no podía más que contemplarla y llenarme de preguntas de todo tipo. ¿Quién era esa bondadosa mujer? ¿Qué la llevó a acercarse a mí? ¿Sería lástima? ¿Sería…

 —¿Usted es el locut….

Corneta...

Ella hizo una señal al que conducía el vehículo. Se agachó junto a mí, miró con cautela hacia ambos lados y de su bolso sacó un trozo de papel manuscrito que guardaba celosamente como quien esconde un gran tesoro. Tomó la hoja  y la puso en mis sucias manos. Yo apreté ese papel con el mismo misticismo con el que ella me lo entregaba. Luego se levantó y sin decir palabra alguna su imagen se fue alejando poco a poco de mí  hasta abordar la  camioneta y perderse para siempre en el limbo de la noche.

Han pasado casi diez años desde esa última noche que viví  tirado en las calles. Desde entonces he buscado por doquier a esa mujer. El recuerdo de sus ojos y un escrito firmado “Loren” fueron lo único que me sirvió para continuar tras el recuerdo de quien me dio el valor para pararme y seguir adelante.  A veces he llegado a preguntarme si fue real, creo que sí, pues en mis manos conservo aquel papel titulado:

"Cartas de Papel"……

Fin

 

"La radio marca los minutos de la vida;

el diario, las horas; el libro; los días." Lacreitelle, Jacques H.

Vistas: 602

Comentario

¡Tienes que ser miembro de UNIÓN HISPANOMUNDIAL DE ESCRITORES. UHE para agregar comentarios!

Únete a UNIÓN HISPANOMUNDIAL DE ESCRITORES. UHE


ESCRITOR DISTINGUIDO
Comentario de Ma Gloria Carreón Zapata el diciembre 5, 2013 a las 11:05pm


ESCRITOR DISTINGUIDO
Comentario de MONICA LOURDES AVILES SANCHEZ el diciembre 4, 2013 a las 7:49pm


POETA ACTIVO
Comentario de MARIA ELENA CHAVEZ BARBA el diciembre 1, 2013 a las 8:06pm

A veces la soledad y la nostalgia son nuestros aliados, quienes mutan nuestros mutismos e inquietudes en verdaderas obras de arte; en èste caso èsta  carta maravillosa de la que me dio satisfacción y empatìa al leerla.

¡¡Felicidades !!

abrazo

Comentario de Mab D´Ávilla Roberts-dra el diciembre 1, 2013 a las 5:51pm


ESCRITOR DISTINGUIDO
Comentario de Juana Pochet Cala el diciembre 1, 2013 a las 1:03pm

Excelente. Felicitaciones. Exitos

Juanita


ESCRITOR DISTINGUIDO
Comentario de Evaluna el diciembre 1, 2013 a las 12:00pm

 

Magnifico relato, Franklin. Nos dejas  con  sentimientos a  flor de piel, de nostalgias, de eternas soledades, de aprendizajes eternos. Palabras que nos muestran  diferentes parajes de la vida...  las alegrías  de infancia,  el pasar por la vida, sus vicisitudes... muestras la soledad como parte de un proceso y la esperanza como  el momento sublime ante  el dolor. Te felicito y me identifico!


ESCRITOR DISTINGUIDO
Comentario de Beatríz Vielman S. el diciembre 1, 2013 a las 9:32am
Gracias por compartir tu magnífica obra
que captura desde la primer línea

felicidades

Beatríz Vielman
Guatemala

MODERADOR GLOBAL
Comentario de MA. ADIELA LONDOÑO DE COPETE el diciembre 1, 2013 a las 9:20am


POETA DE CLÁSICA
Comentario de Rafael Merida Cruz-Lascano el diciembre 1, 2013 a las 8:58am

Preciosa obra. Bellamente presentada:


CONSULTOR
Comentario de Norma Cecilia Acosta Manzanares el diciembre 1, 2013 a las 8:26am

UHE: 1/4 DE SIGLO TRABAJANDO POR LA LIT Y LA PAZ CON JUSTICIA SOCIAL EN EL MUNDO. ASOCIACIÓN REGIST CON N° 67332, EL 16-6-1992,TRUJILLO-PERÚ

TRADUCTOR

 EnglishFrenchGermanSpain

ItalianDutchRussianPortuguese
JapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Gracias por estar aquí, compartiendo en nuestro bello portal literario.

©SorGalim

Milagros Hernández Chiliberti

Ingeniera de Sueños

Safe Creative #1103280367494

CLICK: 

1. DESTACADOS POR LA ADMINISTRACIÓN

2. DESTACADOS POR EL STAFF 

EN EL ESPACIO SUBSIGUIENTE INMEDIATO, MOSTRAREMOS LOS Top Blog Posts SEMANALES

Fotos

  • Agregar fotos
  • Ver todos

DONATIVO

DONATIVO VOLUNTARIO

DONE $ 10 USD O MÁS... SI LE SALE DEL CORAZÓN, A FIN DE NO PERDER ESTE MARAVILLOSO PORTAL LITERARIO DE POETAS QUE TRABAJAN POR LA PAZ
/////////////////////////////////////
Donativo en bolívares: Banco de Venezuela. Cuenta corriente Nº 0102-0431--34-0008544898. Milagros Hernández Chiliberti, C.I.Nº 4713068

GRACIAS POR ESTAR AQUÍ  COMPARTIENDO, EN NUESTRO BELLO PORTAL LITERARIO.

DICCIONARIO

----------------------

HIMNO DE LA UHE

LETRA: HÉCTOR CORREDOR CUERVO

MÚSICA: HENRY ANGARITA

****union.hispanoamericana@gmail.com

milagros_ingenieradesuenos@hotmail.com

 Encuentra más fotos como ésta en POETA CARLOS GARRIDO CHALÉN -

OBRA DE SORGALIM- DIRECTORA DEL PORTAL UHE

 

POEMAS

1

¡ERES UN ENCANTO!!

2

¡QUÉ DESAGRADABLE ERES!!

3

¿ADÓNDE FUE MI LUCERO?

4

¿DÓNDE SE ENCUENTRA ESA MITAD DE MI ENSAMBLAJE?

5

¿QUÉ BURLA ES ÉSTA?

6

¿QUÉ HA SIDO DE ELLA?

7

ADORNARÉ MI ÁRBOL

8

AGUAS SUCIAS

9

AL LADO TUYO RESPIRO YO

10

AMANECER DE NUEVO

11

A PAPÁ: NUMEN DE MI HISTORIA

12

APRIÉTAME JUNTO A TI

13

ARDIENTE PECADO. POEMA DEL MES (25 SEPT 2010)

14

BUSCO NOVIO CON URGENCIA

15

CABALGAS POR MI PIEL

16

CADA MITAD EXACTA

17

CALZADAS. SONETOS EN VERSOS ALEJANDRINOS

18

CANELA DULCE

19

CANTÓ EL AMOR

20

CAMILA TIENE UNA CASA

21

CAPÍTULO ATASCADO. ¡NO DEBEN LEERLO!

22

CHANZA 1. Del Poemario: GUASACACA Y CARCAJEO

23

COMPLETA , PERO ABSURDA

24

CON DIGNIDAD Y DONAIRE, CARLOS GARRIDO CHALÉN

25

CREÍA VOLAR

26

CREO EN TI, AMIGO

27

CUANDO UN ALUMNO MUERE

28

DANTE Y BEATRIZ

29

DE CLARAS GOTAS CASCADA

30

DE ESPÍRITU FRESCO Y SUBLIME, ELCIRA MARTÍNEZ CHACÓN

31

DÉCIMAS SIN TIEMPO

32

DESEO EXTENDIDO SUBLIMADO

33

FELIZ NAVIDAD - LOS AMAMOS

34

LOGOS

35

MAQUIAVELO ES UNA ZAPATILLA

36

MARVADINA

37

ME LLEGÓ EL MOMENTO DE RENOVAR MI CHIP SEXUAL

38

MEJOR AQUÍ

39

MI VARÓN ES AGRACIADO

40

MIENTRAS LIBO A ALCANZAR TUS SENSACIONES

41

MÍRAME

42

MIS METÁFORAS

43

MIS RECONOCIMIENTOS EN OTRAS PÁGINAS

44

MOJADO EN MÍ

45

MUJER LLENA DE ESES

46

MUJER REDONDA EN UN MUNDO CUADRADO

47

NACE EL POEMA

48

NECESITO

49

NERUDA, NO ESTÁS MUERTO

50

NOS TOCA

51

NUESTRO TIEMPO

52

NUESTROS HIJOS INFINITOS

53

NUESTROS HIJOS INFINITOS

54

NUNCA TE DEJARÉ

55

ORGASMO DEL AÑO NUEVO

56

ODA A MERCEDES SOSA

57

OVILLEJOS

58

PADRE, HOY EN TU DÍA, NECESITÉ APOYARME EN TU HOMBRO DE PAN DULCE

59

PENÉTRAME CON TU MIRADA

60

PERDERNOS LOS DOS, ES LA QUIMERA

61

PRIMOGÉNITO

62

QUE NADIE SEPA

63

QUERIDA AMIGA

64

QUIÉN SINO TÚ

65

RETOÑOS

66

SAGAZ NAVEGANTE

67

SE ACABAN MIS ENTREMESES

68

SE ACABARON MIS GANAS, SE ACABARON

69

SE HA IDO POR MIS GRIETAS

70

SEÑORA DE LA AMABILIDAD, MARÍA ADIELA LONDOÑO DE COPETE

71

SER NIÑOS, EL GRAN PROYECTO

72

SOBARÉ LAS HERIDAS DE TU COSTADO IZQUIERDO

73

SOBRE EL TABLERO

74

SONATA EN SÍ Y MINUETO EN MÍ

75

TE ANDO BUSCANDO

76

TINTINEANDO ENTRE LUCES

77

TORRE CAÍDA

78

TU BESO

79

TU COLLAGE O LAS SINÉCDOQUES DE MI AMOR

80

TU DESEO ME INVADE

81

TU HORIZONTE Y MI ORQUÍDEA

82

UNA ETAPA DE MI VIDA HA CONCLUIDO

83

UNA MUJER COMPLETA

84

UN POETA VISTO POR OTRO POETA. Dedicado a cada poeta, en el Día Mundial de la Poesía

85

VALLEJO SIGUE GRITANDO

86

VINE DE TU AMARILLO VERTIDO EN FLUORESCENCIA

87

VOY A BRINDAR POR TU SIGLO, NICANOR

88

YA TE ESCURRES POR MI CENTRO

89

YO HE SENTIDO QUE ME AMAS

90

YO SOY ESE SER QUE CREE EN EL MISTERIO

91

DE SONETISTA A SONETISTA

92

DISEÑAR UNA ESTRELLA EN LAS ESTRELLAS

93

DULCE SISELLA

94

EBULLICIÓN

95

EL DOLOR DE MÓNICA

96

EL PERDÓN ES VIVO VERBO

97

EL REGOCIJO DE LA PASIÓN CROMÁTICA

98

EL SABOR DEL DURAZNO

99

EL SUEÑO DE ANDRÉS Y SIMÓN

100

ELIPSIS DE AMOR

101

EN TU GUARIDA

102

ENTRE LA BRUMA DE TUS SUEÑOS

103

ENTREVERADOS

104

ESA MÚSICA SUENA A CARICIA

105

ESTOY EN EL CENIT

106

ESTUPIDECES

107

EXPLÍCAME ESPERANZA

108

FÁBULA DEL ZORRO Y EL LUCERO

109

FANTOCHE

110

FLOR DE TUNA

111

GRILLOS

112

HELADAS ROSAS I

113

HELADAS ROSAS II

114

IMBÉCIL

115

JOSÉ LOGATTO, ZAPATERO Y POETA

116

LA ASIMETRÍA DEL ÁNGULO

117

LA CLAVE DE SOL POR LA PAZ

118

LA MUERTE SUEÑA VIVIR EN LAS MUSAS

119

LA PAZ ES MUCHO MÁS

120

LA REDENCIÓN

121

LA SEMILLA DEL BESO

122

LADRONES DEL TIEMPO

123

LAS FLORES DE LA NECRÓPOLIS

124

LLUÉVEME

125

 

EL BESO Y LA FALSÍA

126

CUANDO ME ENOJO, NO CHILLO

127

YA REVUELCA MI PASIÓN

 

 

 

 

 

 

 

MUY ERÓTICOS

1

 EL MUTUO GUSTO DE TENERNOS GANAS

2

SELLARÁS LA ALAZANA DE TU LECHO

3

CON TU TACTO VIRIL SE DERRAMÓ MI COPA

4

 TUS BESOS SON DE SEDA Y TERCIOPELO

5

 DESEO EXTENDIDO SUBLIMADO

6

 

 AL RITMO DE MIS PUNTOS ERECTOS

 

 

 

 

 

 

 

NARRATIVA

1

GREGORIANUS

2

HOMBRECILLOS

3

LA MAGIA DE BALTASAR

4

MIRINDA RECIBE CONDENA

 

 

 

RELATOS EN VERSO

1

GUAICAIPURO

2

EL KNOCKOUT DEL ASOMBRO

3

EL SECUESTRO Y LA MUERTE. LA PATRIA SE REBELA

 

 

 

REFLEXIONES

1

MENSAJE AL FINAL DE UN AÑO Y AL COMIENZO DE OTRO

2

COMUNICADO PÚBLICO

3

MI IDEA DE DIOS

 

 

 

PRÓLOGOS

1

¿DÓNDE ESTÁN TUS LENTES?

2

ADOLFO CABALLERO Y SUS BESOS PERDIDOS

3

CARMEN SÁNCHEZ CINTAS (SENDA), UN CAMINO VIVIENTE...

4

GEWAMA, EL POETA QUE CANTA ÍNTIMAMENTE AL AMOR INFINITO

5

JHONNY OLIVIER MONTAÑO, UN PEREGRINO ERRANTE QUE REGRESA DE LOS SUEÑOS

6

MARCO GONZÁLEZ, EL POETA DE LA ADJETIVACIÓN ABUNDANTE Y APASIONADA

7

DÚO EN DIÁLOGO DE AMOR, DE ALFRED Y ROSSIBEL

8

 

HOMERO GÓMEZ VALDEZ Y SU SENSIBILIDAD ROMÁNTICO-SOCIAL

9

ENRIQUE CABALLERO ARIAS, CONSTRUCTOR ORGÁNICO DE LA POESÍA

10

MARCELA VANMAK, CON EL ESPÍRITU DE LAS MUSAS

 

 

 

 

ENSAYOS

1

BREVE HISTORIA DE LA UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES, UHE

2

CARLOS GARRIDO CHALÉN: UN APÓSTOL DE LA PALABRA UNIVERSAL

3

CLASICISMO VS VERSOLIBRISMO... AMBOS TIENEN DERECHO A MEDALLAS. PERO BUSQUEN OPTIMIZARSE DÍA A DÍA

4

EL GENIO DEL IDIOMA

5

ELOGIO DE LA MADRASTRA

6

LA VERDAD DEL CURSO VITAL DE ANDRÉS BELLO

7

MI FÓRMULA ECLÉCTICA DEL CONOCIMIENTO

8

NO ES UNA SIMPLE METÁFORA: CON EL CORAZÓN SE AMA… Y SE PIENSA

9

QUÉ ES POESÍA

 

 

 

 

 

 

 

ALGUNOS FOROS

1

¿TE PARECE QUE PEPE TIENE LA RAZÓN? ¿HAY QUE APOYARLO?

2

ACERCA DE EDITAR Y REEDITAR

3

AGRADEZCO AL HERMANO HÉCTOR CORREDOR CUERVO Y A COLOMBIA POESÍA CANTA

4

AL BORDE DEL ABISMO: ENTREVISTA REALIZADA A MARIO VARGAS LLOSA

5

CAMINO A LA TERNURA. De Carmen Nelly Salazar Cortegana

6

COMISIÓN EVALUADORA DE TEXTOS Y OTRAS PARTICIPACIONES UHE - SVAI

7

COMITÉ PERMANENTE de usuarios QUE AYUDE A LA ADMINISTRACIÓN

8

CONCURSO DE CUENTOS "MANUEL DÍAZ RODRÍGUEZ"

9

DESAHÓGATE: ¿QUÉ ES LO MÁS DECEPCIONANTE QUE TE HA CAUSADO UN AMIGO?

10

EL ARTE DE VESTIR UN LIBRO

11

EL CREADOR DE LA ANTI POESÍA HA VIVIDO UN SIGLO... Y CONTINÚA VIVIENDO A SUS ANCHAS

12

EL INSTITUTO MUNDIAL DE EDUCACIÓN Y CULTURA DE LA UHE‏ INAUGURÓ EL PRIMERO DE LOS TALLERES PROGRAMADOS

13

EL MILAGRO DE JUAN PABLO II

14

EN LA PARTIDA DE OSCAR SAMBRANO URDANETA

15

ERNESTO KAHAN, COPRESIDENTE EJECUTIVO DE UHE, RECIBE PRIMER PREMIO EN CONCURSO INTERNACIONAL “LETRAS PARA EL MUNDO 2013″

16

FORO PARA DEJAR CREDENCIALES A LOS MIEMBROS DEL ORGANIGRAMA UHE

17

FORO PARA DESCARGAR LOS CARNETS

18

HISPANOAMÉRICA ¿LIBRE O AVASALLADA?

19

HUMBERTO FERNÁNDEZ MORÁN.

20

I ENCUENTRO MUNDIAL DE ESCRITORES Y ARTISTAS, A EFECTUARSE EN CARACAS LOS DÍAS 15, 16, 17 Y 18 MARZO 2010

21

LA ESTATUA DE VARGAS. Por Rafael Muci-Mendoza

22

LA SOCIEDAD VENEZOLANA DE ARTE INTERNACIONAL CELEBRÓ SU 2º CONGRESO MUNDIAL DE ESCRITORES Y ARTISTAS EN SAN PEDRO DEL RÍO, TÁCHIRA, VENEZUELA, DEL 20 AL 25 DE JULIO DE 2013

23

LA UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES UHE, TE MANTIENE INFORMADO CON LO MÁS ACTUALIZADO DE LA PALESTRA MUNDIAL

24

LUIS PASTORI DICE ADIÓS A SU RESIDENCIA EN LA TIERRA

25

MENSAJE DEL FUNDADOR DE LA UHE DR. CARLOS GARRIDO CHALÉN, AL CUMPLIRSE VEINTE AÑOS DE LA FUNDACIÓN DE LA UNIÓN HISPANOMUNDIAL DE ESCRITORES

26

MUCHO CUIDADO Y PRUDENCIA CUANDO QUERAMOS EJECUTAR NUESTRO "DERECHO A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN"

27

NUESTRAS PETICIONES PARA NAVIDAD Y AÑO NUEVO

28

PRETENDEN CHANTAJEAR A LA ADMINISTRADORA DE ESTE PORTAL

29

PROGRAMA - 3ª JORNADA DE LA PAZ y 1er CONGRESO INTERNACIONAL DE LA UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES (UHE)

30

REGLAMENTO INTERNO DEL PORTAL UHE

31

SÁBATO ALZÓ VUELO UN SÁBADO

32

SÁBATO NACIÓ EL DÍA DE SAN JUAN

33

SEGÚN LA RAE, LA CONSTITUCIÓN VENEZOLANA RECARGA EL LENGUAJE HACIÉNDOLO IMPRACTICABLE Y RIDÍCULO

34

USUARIOS CON ALGUNA IRREGULARIDAD EN SU PERFIL DE PORTAL UHE

35

LA VENEZOLANA GLADYS REVILLA PÉREZ CELEBRA SUS 50 AÑOS COMO ESCRITORA Y BAUTIZA SU LIBRO "CAMINO DE BOTALÓN"

 

 

 

 

 

 

**********************

**PREMIO PLUMA DE ORO, OTORGADO POR:Juan Andrés González, escritor y artista español