EL LOCO GRITÓN (Memorias de un desmemoriado)

 ¿Qué locura o que desatino me lleva a contar las ajenas faltas, teniendo tanto que decir de las mías?

Miguel De Cervantes 

Sentado en aquella dura mecedora, amarrado como un animal domesticado, oculto en la recamara 22 del piso nueve recordaba, meditabundo, que al principio los gritos fueron cortos y esporádicos; ¿y cómo no recordarlo, aunque a veces prefiera olvidarlo? Si bien en aquel tiempo nunca pasaron de ser simples monosílabos que disparaba al vacío, no siempre resultaron tan desapercibidos. Una vez, creo que un jueves al mediodía, mientras almorzaba en casa de Josefa, no pude contenerme:

—¡Yaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!

Todos los presentes me miraron atónitos al instante. Aún no habían logrado probar bocado alguno cuando sus cubiertos quedaron suspendidos en el aire. Al ver semejante escena sentí reducir mi tamaño a por lo menos treinta centímetros. —Es que no me gusta mucho el pollo guisado —dije al aturdido grupo de comensales. Mis acompañantes de convite rompieron de inmediato en risas que, lejos de confortarme, me llenaron de terror al punto que el sudor invadió por completo mi arrugada frente. —Sé que se burlan de mí. Lo sé —pensé amenazante para mis adentros asintiendo con la cabeza de arriba a abajo. Luego de aquel episodio en casa de la vieja Josefa no recuerdo otro de la misma magnitud a excepción del que produje cuando esperaba el autobús en la avenida Bolívar y, sin son ni ton, levanté la mano, en notoria señal de alto:

—¡¡¡¡Heeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy!!!!

Acto seguido tres taxis se detuvieron en forma tan brusca que tuve que llevar mis manos a la altura de mi cara. Los autómatas del volante trataban en vano de asegurar su carrera conmigo. —Disculpe señor, pensé que era un conocido mío –dije a uno de aquellos desalumbrados chóferes de plaza que me miraba detrás de sus intimidantes culoe´botellas montados en pasta negra. Gracias al Buen Dios que aquel viejo cegatón con cara de pocos amigos no me insistió. Yo no utilizo taxis, ustedes bien que lo saben; jamás los utilizo, pues, considero que todos son una caterva de explotadores que viven aprovechándose de los pobres que en mala hora debemos, por alguna emergencia, hacer uso de ellos; sin embargo luego de tan temerario grito en plena vía pública, hubiese abordado aquel “por puesto” sólo para desaparecer del escenario. Unos minutos después salté dentro del primer autobús que arrastró su desaforado chasis por frente mío para llevarme a casa. Allí, sentado en el último asiento que pude encontrar vacío, no dejaba de pensar en lo ocurrido, mirando el cristal de la ventanilla, pero con la vista enfocada en la lejanía.

La cosa no se quedó meramente en eso. Como los gritos no me parecían algo del otro mundo y de paso sentía, cuan cacho de agua de río, que me relajaban, lo tomé, como debía ser, por el lado deportivo. Es así que desde entonces comencé a trotar por las tardes en un parquecito más parecido a un sabanal enculebrado que linda con los patios traseros de las residencias. Afanándome como podía —una vez a la semana—, regando mis garganteos a los cuatro puntos cardinales, aliviando aquellas ansias desmedidas; y vaya que sí logré desahogarme.

—¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaayyyyyyyyyyyyyyyyy!

—¡Oooooooooooooooooooooooooooooohhhhhhhhhhhhhhhhhhh!

No imaginan lo revitalizante que resultó esa inusual terapia. Sentía que dejando brotar toda la energía reprimida en mi interior le daba forma al alter-ego; bueno por lo menos esa cháchara fue lo que contó el ratón de librería que me vendió uno de los libros de yoga en la tienda de Don Germán. Estaba desarrollando verdaderamente el “Chi” y esos “chi-llidos”, sin refreno, casi me aventaban a las dimensiones superiores de la naturaleza. Creo que mi mayor problema consiste en ser humano, demasiado humano.

Repetí lo más que pude las caminatas por el enculebrao hasta llegar al final, justamente donde comenzaba la cañada. La vida nunca ha sido fácil para mí. Siempre supe que con un nombre tan disparatado no llegaría muy lejos. Pero, díganme ustedes, por los Clavos de Cristo, ¿a quién se le podía ocurrir bautizarme como Fintielh? Resulta que, como mi madre se llama Adolfina Montiel Herrera, de allí hizo un mal espagueti y juntó “fin” con “tiel”, y remató con la inicial de su segundo apellido. Una vez me dijo al oído que mi nombre ocultaba un secreto, para mí que le faltaba un tornillo a la pobre; ¿y es que acaso no era suficiente con el regalito que me dejó el húngaro? Si, un húngaro mama belga, papa español, que se antojó de mi moza madre; de allí este apellido medio mayonesa, medio mostaza: Kracnarm.

—¡Nooooooooooooooooooooooohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!

El reloj no se detiene, para nadie. Por entonces ya corría tres veces por semana. Luego, cuando supe que la señora Josefa había muerto de una trombosis cerebral, mi entuerto empeoró al ya no haber donde comer sin tener que pagar. Gracias al Señor que por esos duros días una voz como de grillo se apoderó de mi cabeza hasta que logró convencerme de extender las sesiones de actividad física y es por eso que aumenté las carreras a cuatro entre semana y finalmente tomé la decisión de correr a diario. Incluso ya para la postrera semana marchaba al despertar y antes de ir a dormir. Al momento de pegar las pestañas me hallaba tan extenuado que mi mirada permanecía clavada al techo del cuartico donde reposaba. Era tan fuerte esa atadura que llegué a pensar que los puntos de materia negra que revoloteaban al ras del techo ejercían algún poder hipnótico sobre mí.

—Yaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhh!

La cuestión no hubiese pasado de castaño a oscuro de no haber sido por esos desnaturalizados vecinos míos. Los muy miserables llamaron a la policía acusándome de violador, de orate y no sé de cuántas otras barbaridades más. Por ello fui a dar a una celda de la Jefatura Policial y tres días después logré salir bajo fianza con la única condición de no continuar con “mi terapia” en el parque. ¿Se imaginan?

“Encontramos un hombre de 27 años de edad que afirmó caminar en la noche, solo por el parque, y que gritaba lo más alto posible como una forma de lidiar con el estrés de la vida diaria” –decía el informe que me levantaron en la comisaría.

Buen rato luego de pagar la multa, me encontraba encerrado en las cuatro paredes de mi habitación. Parece mentira que extrañara tanto el insufrible olor a humedad que se respira en esa ratonera. En ocasiones era tan penetrante que me veía obligado a abrir las ventanas lo que representaba una angustia adicional, pues, eso permitía a los vecinos avistar que había alguien dentro.

Tirado en mi viejo colchón traté de readaptarme lo más rápido posible a la realidad. Comencé a hacer un inventario exhaustivo de todo, escudriñando palmo a palmo mi territorio; allí estaba un viejo ramo de violetas, obsequio de la señora Josefa cuando cumplí años en marzo y que lucían más que marchitas, disecadas. También noté, por primera vez –se los puedo jurar-, una multidud casi infinita  de manchitas de sangre que adornan los muros color blanco ostra de la habitación, delatando, sin duda alguna, que en ese oscuro lugar el segundo pasatiempo más practicado, después del sexo, era la caza de mosquitos. Adicionalmente pasé revista a unos cuantos libros apilados en la mesa de noche entre los que pude reconocer a simple vista a algunos de sus autores: Nietzsche, David Yallop, Fulcanelli, Serrano, Arthur Conan Doyle, Ricardo Palma y un fascículo de Alberto Arvelo Torrealba, nada menos que su famosa copla conocida como "Florentino y el Diablo", la cual, a pesar de leerla y re-leerla a diario, no he podido memorizar más allá de su primer verso. Definitivamente, creo que todo continuaba igual.

El tiempo siguió su marcha implacable y mi vida también. Ahora creo que para aquel entonces pude haber detenido esto, mas no fue así. Y es que me sobrevendría una recaída cruda. Ya los monosílabos eran cosa del pasado; en su lugar surgieron palabras, frases, expresiones y todo tipo de gemidos que nadie, salvo un desencajado, podía andar gritando por aquí o por allá.

—¡¡¡Maaaaaldiiiiitoooooooooooooooossssssssssssssssssssssss!!!

No podía ya controlarlos, menos disimularlos. ¡Que me perdone Nietzsche! Preferí desde ese momento evitar a toda costa los grupos de personas para no tener que andar ofreciendo disculpas tras cada uno de mis arrebatos de chifladura. Créanme que el remedio resultó mucho peor que la enfermedad. La soledad, en vez de reducir los gritos periódicos, los multiplicó al grado que únicamente cacheteándome lograba callarme y retomar el control pleno sobre mi ser. —¡Te voy a joder! ¿No te das cuenta de lo que haces? —me gritaba en tono de regaño buscando de esa manera ver si lograba controlar esos misteriosos delirios. Ciertamente la autoflagelación lograría callarme por lapsos bien prolongados. Si señor, cada vez que soltaba algún improperio verbal involuntario la mano izquierda se encargaba de  ponerme en mi sitio montándome zendo "toma lo tuyo" en el cachete.

—¡O te callas, o te callo! —esa era la orden que impuse.

—¡Ja, ja, ja! ¡Viste que te puse en tu lugar! —repetía una y otra vez en forma jactanciosa, pero feliz de haber mantenido a raya aquellos alaridos conspiradores.

Las vociferaciones aparecían en el bus, en el centro comercial, en el ascensor y hasta en el cine. Gritaba sin que ya pudiera evitarlo. Claro, ¿cómo voy a cachetearme en público? Era imposible hacer semejante ridiculez. ¿Qué pensaría la gente de mí? Ellos —mis gritos—, conocían esa debilidad mía y aprovechaban aquellos instantes en que estaba acompañado para salir todos a flote y hacerme quedar mal, por lo menos eso pretendían. ¡Pero conmigo no se juega!

Pasado un tiempo decidí auto-confinarme en la habitación. Esas cuatro paredes y un baño representaron todo mi mundo desde ese momento. Si tenía hambre comía lo poco que aún había en la neverita ejecutiva y cuando ya sólo agua quedaba, esperaba a que la noche cayera y, una vez asegurado que todos los inquilinos estaban dormidos o en sus recamaras, salía muy sigilosamente al patio común y recogía dos o tres mangos que goteaban de una frondosa y muy generosa mata que adornaba el centro de la residencia. No podía quejarme. Allí, en medio de la soledad creadora, había logrado silenciar hasta cierto punto los repugnantes gritos que tanto  torturaban mi tranquilidad. Me armé con el control remoto y desde mi reconfortante colchón ortopédico no hacía más que ordenarle al viejo Philips de 18 pulgadas qué canal debía exhibir. En dos platos: el cable-TV y mi computador se transformaron en la montaña que el mismísimo Zaratustra hubiese soñado tener en su época.

Lo único malo de vivir alquilado es tener que pagar alquiler. Esa incomoda rutina para quienes no tenemos un ingreso regular origina un nivel permanente de creciente estrés. Comienza con esporádicas palpitaciones en el pecho en la medida que nos cruzamos con los caseros. Seguidamente, entre el quince y el veinte, pasamos de esas pulsaciones a respiración entrecortada, algo de insomnio y sobresalto constante cada vez que alguien se le ocurre venir a tocar la puerta de la habitación: Toc, toc, toc. —¿Qui-quién?

—Disculpe vecino es Carmen, la de al lado…

Suspiro.

—Aja, dígame, ¿qué es lo que desea?

—Es para saber si va usted a utilizar la lavadora este fin de semana, pues necesito salir de una buena cantidad de ropa sucia y creo que voy a usar el aparato, como se acerca el fin de mes tengo todo sucio…

—No hay problema señora, ¡lave! ¡Lave!

Otro Suspiro.

—No sólo jode, sino que además me recuerda que viene el fin de mes, -dije entre dientes.

Por esos incómodos días, uno aprende a ser el último inquilino en llegar a la residencia, mientras más tarde mejor, en medio de las sombras de la noche, y a ser el primero en salir, entre gallos y madrugadas. Es un modus vivendis que, de algún modo, permite seguir viviendo. Entre el veinte y el treinta del mes, ¡fin de mundo! El estrés ya se ha vuelto mal humor indisimulable, el insomnio en vigilia, las palpitaciones en taquicardia y los nervios en ulcera gástrica. No existe algo peor que vivir en una habitación fingiendo no vivir allí. Debes resistir que toquen la maldita puerta teniendo que ocultarse en la penumbra del baño y mantener quieta hasta la respiración. En momentos así las tripas se desatan por los nervios extremos y hay que procurar que ninguna flatulencia se escape de manera inoportuna delatando el delito de paliación. Son segundos terribles y sólo pocas personas sabemos lo que esos instantes representan.... !y justo cuando comenzaba a normalizar mis gritos!

Un sobre de papel se deja colar por la abertura que forma la puerta y el piso. Toda la habitación está a oscuras completamente, pero ese filo luminoso permite ver que se trata de un recibo de cobro. —¡Esta noche no podrás ver cable ni comer mangos en el patio, je, je, je!

—¡Yaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!

—¡Caaaaaaaalllllllllllllaaaaaattttteeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!

Una vez, mirando un video de los últimos conciertos que en vida dio Leo Dan, el siempre recordado ídolo de multitudes, entre un tema y otro contó que en más de una oportunidad de su juventud se vio obligado a ocultarse del casero y que siempre terminaba pagando las cuentas del alquiler gracias a tal o cual amigo. Todos reventaron a reír. Les juro que yo, desde el sillón donde miraba la tele, no hice otra cosa que estallar en llanto. Lloré como el pobre infeliz que soy; es duro ver tu realidad tan cruda en la televisión y contada con tanta acrimonia, tanta que duele hasta allá adentro, donde se cruza la conciencia con la resignación. Esa madrugada no grite. Ceo que mi alter-ego o lo que sea que se esconde dentro de mis talamos estaba en un estado tan lúgubre que no podía ya ni expresarse siquiera con susurros.

Es aquí cuando el universo conspira dándonos la oportunidad de descubrir el hecho de haber venido al mundo para algo más elevado que evadir al casero y esperar un milagro del cielo. Si, justamente, se trataba de “algo más elevado” y no podía ser otra cosa que una misión divina.

Llegar nuevamente ileso a las calendas del mes de septiembre es como ver entrar la primavera tras soportar el más fiero de los inviernos. Todo parece más iluminado, diáfano. Las tinieblas desaparecen por completo. Uno piensa y simultáneamente existe; y es que si primero piensas para luego existir, resulta que terminas siempre pensando cosas las cuales generalmente no existen. Es como el verbo To be  del idioma ingles, es “ser” y “estar” simultáneamente y no “ser ó estar” disparejadamente. Sencillamente es To be y nada más. Al diablo con René.

Por experiencia sé que estos diítas son los pocos momentos de tranquilidad que uno tiene y hay que saber sacarle provecho antes que lleguen las nonas y sus torturantes palpitaciones. Fue en uno de esos primeros días del mes cuando mirando la tele tuve aquella revelación. La cosa llegó al poner uno de mis canales favoritos. Eran las nueve de la noche cuando History Channel comenzó a transmitir un documental sobre el llamado Código Bíblico. Al principio lo miré con recelo científico, pero en la medida que presentaron a una runfla interminable de expertos, matemáticos, eruditos y hasta rabinos que aseguraban que la vaina era cierta, comencé a sentirme incrédulo de mi propia incredulidad.

Después de mirar detenidamente el especial durante una hora exacta puse en mute la tele y salí al patio de la residencia a fumarme un buen cigarro mientras repasaba, negro a negro, aquel programa. Siempre escuché hablar de los códigos ocultos dentro de la Biblia, sin embargo, no había puesto suficiente atención al tema; incluso en una oportunidad estuve a punto de comprar el libro del periodista Michael Drosnin en Caracas, debajo del elevado de la Fuerzas Armadas. Recuerdo que ese día me tocó elegir entre La Estructura de las revoluciones científicas, de Kuhn y El Código Bíblico. La elección resultó obvia. Cuando la ciencia ha de confrontar al empirismo, la razón debe siempre triunfar. Esa noche nunca la podré sacar de mi pensadora. Sentía que algo luchaba bravíamente por brotar desde mi apesadumbrada psiquis; un no sé qué borboteaba como las burbujas dentro de la champaña y por lo visto la dosis de pitosin que me suministró History Channel fue suficiente para catalizar el nacimiento: ¡Fiat Lux!

—¡Debo comprobarlo por mí mismo! —me dije antes de rematar aquel pedazo de Malboro rojo.

Fue tal mi afán por demostrar ese disparate que dejé aventados en el suelo un par de mangos recién caídos sin darles la menor importancia. Comenzó de esa forma una nueva reclusión, pero esta vez por motivos puramente científicos. Tal sacrifico me recordó aquella oportunidad cuando me masturbe en nombre de la ciencia, para poder examinar el esperma humano bajo del microscopio. Lo hice sin placer alguno, ya que existía un "fin superior" y en el método científico no hay cabida para las bajas pasiones. Pero les confieso—años después—, que la imagen de Marie Curie no me ayudó para nada a expulsar la muestra, sin embargo, al dirigir mi concentración hacia Pamela Anderson, ¡zúas! Llené el tubo de ensayo en un dos por tres. Einstein tenía razón. Debía pues trabajar duro para probar la veracidad o no de aquel código omnipotente antes que llegase la hora en que mono no carga a su hijo y retornar nuevamente a las preocupaciones del alquiler y todo el ritual de dolor y sufrimientos que eso me acarreaba. Al día siguiente reuní todas las herramientas que requería para dar inicio a la comprobación. En mi mesita de noche —que lucía como tablero de laboratorio— coloqué un ejemplar de la Biblia que hallé tirado en el cesto de la basura de unos evangélicos, un grueso de resaltadores de todos los colores posibles, papel suficiente, mi portátil y un software llamado Código B que compré a un vendedor de programas piratas en plena calle.

Una vez instalado a la portátil el Código B inicié sin preámbulos el proceso de aprender a manejarlo, tanto en la búsqueda de coincidencias conocidas y suficientemente estudiadas como aquellas que me permitieran echar un vistazo, —de ser posible— “al futuro de la humanidad”. Les juro que me llegué a sentir un Julio Verne. Cabe recordar que el sustento matemático de este programa es el llamado SLE o Secuencias de Letras Equidistantes, que consiste en contar saltos de letras hasta armar palabras o frases con algún sentido. Claro, debe hacerse en hebreo que es el idioma original del Antiguo Testamento.

—¡Aaaaaaaaaaajjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!

Según Drosnin dentro de las matrices que genera el código podemos encontrar montones de personajes conocidos de todas las épocas, con sus nombres en la matriz de crucigrama de letras hebreas, cruzados y relacionados con una serie de palabras y frases específicas para cada protagonista. Varios hechos me habían llamado la atención en estas matrices, dado que fueron encontrados antes de suceder: Uno de ellos fue el impacto de un cometa en Júpiter, ocurrido en julio de 1994, que figuraba con los nombres Shoermaker-Levy, los apellidos de quienes en 1993 lo descubrieron. Otro casó fue el asesinato de Itzhak Rabin, Primer Ministro de Israel, acaecido el día 4 de noviembre de 1995, y que se encontró en el Código B con un año de anticipación. Se advirtió, se avisó, mas no fueron escuchados. Una vez sucedido el hecho comprobaron que en la matriz correspondiente al Primer Ministro figuraba el nombre del supuesto asesino: Amir.

Otro pronóstico revelador que apareció en el código B es la tragedia aérea que cobró la vida del presidente de Polonia Lech Kaczynski, el mes, el modelo de avión y hasta el año del desastre y que fue dado a conocer por un investigador venezolano llamado Isaak Azzo.

¿Coincidencia? Bueno, mis caros amigos, el asunto tuvo un punto de inflexión justo cuando se me ocurrió meter mi apellido en el buscador de coincidencias del programa. Al cabo de dos horas y media de espera llegué a sentirme como en la antesala de una sala de parto. En aquella claustrofóbica habitación no podía más que caminar de una pared a otra. Luego de cada ronda miraba el contador del computador que avanzaba milímetro a milímetro, escudriñando los millones de saltos posibles. —80%; ya falta poco. Ninguna coincidencia hasta ahora. —dije tratando de darme ánimo para no presionar la tecla Esc y abortar la inútil búsqueda. Al final de la búsqueda no podía creer lo que mis dilatadas pupilas veían. El mal nacido apellido ¡apareció! ¿Saben cuál es la probabilidad de que un disparate alfabético como “Kracnarm” aparezca codificado en la Biblia? Y lo peor no terminaba allí, tras cientos de intentos adicionales sin éxito, logré posteriormente hallar un par de palabras más y una fecha que a todas luces indicaban la presunta misión predestinada para mí según el Código Bíblico —o para algún otro mortal con mi apellido—, esperando desde hace tres mil años o más:

…KRACNARM, POLO SUR, 2020…

Pienso que toda insensatez siempre encuentra un límite, el punto en que la realizad golpea a la puerta de nuestros sentidos y finalmente abrimos los ojos. Es precisamente lo que me sucedió después de haber pasado un sinfín de días con sus noches, pegado al computador, metido hasta la medula en un software que aseguran unos matemáticos judíos me revelaría el futuro y, cuando doy con mi apellido, resultó que el disparate asociado con él no me dice absolutamente nada sensato, sólo que para el año 2020 estaría al otro extremo del Planeta. Para colmo, dos voces en hebreo me helaron la sangre, literalmente hablando:

…HIELO-MORIR…

Desde ese momento decidí, bajo fe de juramento, dejar a un lado la investigación y no volver a tocar el tema de ese programa. Ya tenía bastante de que preocuparme en el presente como para añadir un desasosiego adicional a mis trabas cerebrales sólo porque un crucigrama escrito en hebreo me amenaza con que terminaría como Walt Disney en el Polo Sur dentro de diez años. Para darle connotación solemne a mi decisión anoté, con el marcador rojo, bien grande sobre la pared de la habitación, mi propio código:

KRACNARM (2020) NO VIAJAR AL POLO SUR- EL FRIO MATA

Para alguien que lucha a brazo partido por completar la renta y que se transporta por tracción a sangre, resulta absurdo suponer que podría viajar al rincón más lejano del planeta: La Antártida. El almanaque me hizo volver en mí. Mañana es treinta, debo prepararme. Al contrario de lo que dice el Código B, no es el frío antártico lo que me hará morir, será el casero y su cálida ira. Mi mente siempre ha sido superior, lo sé. Soy ambidiestro y utilizo ambos hemisferios del cerebro. Estudié física pura y descubrí un error en la ley de Newton y lo único que me dieron fue una perra medalla y una foto con el Presidente. Soy un genio y por eso me perdono. ¿Es que la locura y la genialidad no son las caras de una misma moneda? Estoy seguro que mi intelecto tarde o temprano me hará volver a la normalidad. De igual forma detendrá las incoherencias verbales que salen de mi garganta. ¿Estoy enloqueciendo? No lo creo.

—¿Es qué uno no puede gritar libremente? Yo no estoy tocado, de veras que no. Estoy consciente de que esto no se debe hacer, no obstante he llegado a pensar que mis gritos son el mecanismo que elaboró mi subconsciente para liberarse de tantas presiones allí acumuladas. Es como una de esas ollas caras que tienen una válvula para impedir que estallen. Así, pues, este cerebro también requiere liberar esas tensiones acumuladas en medio de las infinitas conexiones entre las dendritas de mis neuronas. Allí se encuentran apiñadas todas esas cosas que me estresan:  El alquiler de la habitación, la crisis del país, el índice de desempleo que sigue subiendo y yo montado en esas cifras estadísticas, los pasajes del bus y para colmo: ¡la constante de Gravitación Universal “G” falla al llegar a Marte y Júpiter!

Confieso que grito porque sufro y continúo sufriendo. Grito por quedar bien con mi alma que me pide la deje salir de este cuerpo cansado sin poder hacer nada.

—¿Acaso ustedes no gritan también? ¡Por supuesto que sí! Ustedes también lo hacen, esta no es la patraña de un hombre en particular, estoy casi seguro que muchos de ustedes que me leen se ven reflejados en mi historia; quizás gritan con menos frecuencia que yo, pero, de que lo hacen ¡lo hacen! El problema es que a ustedes nadie los mira, sin embargo a mí sí. La gente revive su morbo, aprovechan para echar un ojo y reírse. El que se ríe de lo que desconoce está en el camino de los tontos. Yo sé porque grito, la gente ignora por qué lo hago. Ellos no tienen capacidad para penetrar en mis pensamientos y entenderlos, mucho menos pueden poner orden en mis procesos mentales, pero ¿quién puede ayudarme a pagar la renta? ¿Cuántos de esos entupidos pueden enunciarme correctamente la Ley de Gravitación? ¿O el nuevo numero primo de Mersene? No hay duda. Quienes opinan que soy anormal es porque en el fondo repudian su propia psiquis.

Ellos dirán como defensa: ¿A quién le grita ese loco? Yo grito al aire, al cielo, al éter o a lo que sea, pero jamás créanme, jamás le he hecho daño a nadie que me rodee. Por el contrario, quienes me juzgan ante cualquier altibajo o percance cotidiano gritan a su mujer, a sus hijos. Ofenden a sus empleados, a sus amigos, al vecino o hasta a su madre. ¿Es esto normal? ¿Puede considerarse sano un ser así? Nadie tiene derecho a maltratar a otro. Yo prefiero descargar mis arrebatos de cólera al vacío y con ello no ofendo. ¿Acaso Dios puede disgustarse conmigo por hacerlo? No estoy loco. ¡Claro que no! Sólo desando en la vida y eso pega. Cada vez me doy cuenta que la gente está muy mal. Muchas de esas personas que vemos son altamente peligrosas. Hay que tener cuidado con quién andamos. Nadie es amigo de nadie.

—¡Cuídeeeeeeeeeeeeeeeeense!

—¡No tengo plata!

—¡Einsteiiiinnnnnnnnnnnnnnnnn!

—¡Maldito; me las vas a pagar!

—¿Qué me miran?

—¡Paren esta maldita mecedoraaaaaaaaaaaaaaaaaaa!

—¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhh!

Fin

"La ciencia no nos ha enseñado aún si la locura es o no lo más sublime de la inteligencia."
Edgar Allan Poe (1809-1849) Escritor estadounidense.

Vistas: 511

Comentario

¡Tienes que ser miembro de UNIÓN HISPANOMUNDIAL DE ESCRITORES. UHE para agregar comentarios!

Únete a UNIÓN HISPANOMUNDIAL DE ESCRITORES. UHE


DIRECTORA
Comentario de றιlagяoѕH∂єzChιℓιbєяtι DIRECTORA el noviembre 8, 2013 a las 12:42am

DIRECTORA
Comentario de றιlagяoѕH∂єzChιℓιbєяtι DIRECTORA el noviembre 8, 2013 a las 12:41am

Muy buen relato psicológico, es instructivo y entretenido.

Y...  yo también grito...

Gracias por estar aquí y compartir


ESCRITOR DISTINGUIDO
Comentario de Ma Gloria Carreón Zapata el julio 23, 2013 a las 1:37pm

Excelente trabajo estimado escritor, una maravillosa obra literaria. Felicidades, mis bendiciones desde México.

Comentario de STELLA MARIS SANDOVAL el mayo 31, 2013 a las 1:50am

ME GUSTÓ MUCHO TU NARRATIVA, CLARA, RÁPIDA, PRECISA...Y CREO QUE EL GRITO NO DEJA DE SER UNA BUENA TERAPIA, SI TIENES DESEO SIGUE GRITANDO QUE LO HACES EXCELENTE!!! GRACIAS AMIGO!!!

Comentario de Franklin Marchetti el mayo 29, 2013 a las 11:02am

¡Guao! ¡Sinceramente guao! Bella y apreciada María Beatriz... ¿qué puedo decir o expresar sobre tan profundo, conmovedor, estimulante y enaltecedor comentario que no sea un sonoro guao?  Y qué decir sobre lo expresado por su galante marido, otro guao... realmente con el sólo saber que El loco gritón les robó una sonrisa ya es motivo más que suficiente de emoción para quien escribe; cuánto más al saber que hubo incluso carcajadas... les confieso que yo también suelto las mías cuando lo releo y es que alguien dijo una vez que reírse de uno mismo es un remedio bien saludable por lo tanto os aseguro que ¡TENGO UNA SALUD DE HIERRO! Fíjese que su marido me hizo percatarme de algo que pasé por debajo de la mesa... es que, EFECTIVAMENTE !alguien tomó de mi mesita de noche  mi ejemplar de Metamorfosis de Kafka! Y no fue sino ahora que me percato de tal sacrilegio,  gracias por supuesto a la mirada de águila de su acucioso acompañante... pero le aseguro que en la edición impresa resolveremos ese misterio y daremos con la mano culpable... aunque no debo nombrar la cuerda en la casa del ahorcado, pues, nombrar la mano en nuestro caso es sumamente flagelante... Hoy aprendí algo nuevo y gracias a ustedes mis caros amigos y es que  Pedro Vargas tenía razón, hay gestos que con un agradecimiento no es suficiente por ello – tomando prestadas  las inmortales palabras del tenor de América, les digo... "muy agradecido, muy agradecido, muy agradecido"


MODERADOR GLOBAL
Comentario de MARIA BEATRIZ VICENTELO CAYO el mayo 28, 2013 a las 9:45am

Mi esposo quien también ha leído tu escrito, él no es miembro de UHE, pero cuando me gustan determinadas poesías o relatos, yo le paso la voz, y viene corriendo a leerlos.  No creo que él pueda comentar, porque no es miembro de la UHE, no sé si podrá , primero consultaré,  el se extraño cuando grité y la puse en su sitio a mi mano iquierda, sabe que no permito FALTAMIENTOS DE RESPETO, NI A MI MANO.. jajajajaj. (a él le gusta la buena lectura, pero no escribe por eso es que no está inscrito en ninguna Página Cultural)  Bueno, te transmito lo que él me va a dictar:  Amigo, tu narativa,  es magnífica, nos has hecho pasar un rato muy agradable en casa, falta el escritor KAFKA en tu biblioteca, como persona te digo que estás más loco que mi mujer, con razón me dio un grito, y asi acostumbra ella a hacerlo cuando algo le impresiona, de ahí el punto de partida, para que tu relato le haya agradado.. No sé si cabrán las felicitaciones amigo, porque en realidad yo no escribo nada, unicamente un poema que le hice a mi señora, no caben las felicitaciones, sino transmitirte, mi admiración.  Gracias por hacerme participar de esta lectura. FRANKLIN, te envio una foto de mi esposo con mi hija la menor...  gracias, bye.


MODERADOR GLOBAL
Comentario de MARIA BEATRIZ VICENTELO CAYO el mayo 28, 2013 a las 9:07am

FRANKLIN, he venido muy gustosa a tu blog, a fin de reciprocar la gran gentileza que tuviste al comentar mis poesías, no pensaba reirme tanto, y ver tambien mucha similitud en ciertas, ojo ciertas coincidencia con  mi vida... No puedo precisar cual pasaje, me ha hecho sonreir, reir  y hasta carcajearme, tus gritos en el autobus, cuando fuíste preso, tu apellido, la robada de mango, tu lectura de Zoroastro,  tus deudas y uso de lavadora con la dueña, tu siniestra en tu rostro cada vez, que gritabas, la sangre de los mosquitos, en fin... Al principio me dije:  ¡Dios mio, tenía que ser un loco de atar, el que me halago tanto, ya decía yo, que algo andaba mal!  ja ja ja ja  Luego, con más detenimiento, siempre ávida por comerme tu escritura, al principio también me dije:  uff! que largo escribió este pata, continué porque me atrapaste con tu lectura, y ojo! eh?  que es bien laaaaaaarga, pero continuaba como un pericote de biblioteca, leyendo, riendo, leyendo y seguir riendo, acomodándome en mi asiento, y me contagiaste, porque le grite a mi marido:  ¡ESTA BUEEEEEEENAZO! inmediatamente se quiso mover mi mano izquierda para cachetearme, pero reaccioné, y le dije:  ¿que te pasa?  ¡igualada! yo soy la que te mantengo, asi que !UBICATE! ja jaja ..  Finalmente leo que lo presentaste  a la Asociacion bendita, y no te aceptaron, porque tenías que ser paciente de esa Fundación, ¡híjole, ni necesidad tenías, tu eras miembro honorario de ese sitio!  ja ajjaa ja... acaso te olvidaron y fuíste uno de los fundadores, je je jjeje...

Bien, no soy siquiatra, tampoco sicoloca, tengo bastante interés por esos estudios si, pero no lo soy, y yo también tengo, como todo el mundo, de músico, poeta y loco, aunque tu creo que has rebasado más el concepto de loco,  ja jajajajj ; pero, bueno, yo quiero pretender ser literata, y a eso es que quiero dirigirme.  Tu narrativa, no ha podido ser mejor, y claro, con los libros que mencionaste, ya me di cuenta, que dominas el campo literario.  Tu escrito es tan extensivo, que quise coger atajos, ¡no me lo permitiste! por la forma de tu narrativa, es más no quería perdeerme ni una palabrita tuya, aparte que estaba interesante, aprendía nuevas palabras que son necesarias para enriquecer nuestro vocabulario, y tambien seguía leyendo a ver, si podía encontrar frases para armar mis metáforas... En suma, tu escrito ¡MUY INTERESANTE!  MUESTRAS UN ALCANCE CONGNOSCITIVO MAGISTRAL E ENVIDIABLE, NO ERES CUALQUIER ESCRITOR, TU ESCRITO ES IMPACTANTE, GRACIOSO Y ENTRETENIDO. BIEN PUESTAS LAS COMAS Y LOS PUNTOS, Y SIN ERRORES GRAMATICALES. ...  YO, COLEGA MIO EN CUANTO A LOCURA, HUMILDEMENTE, ME LEVANTO DE MI ASIENTO, Y DE PIE ,  ANTE TU RELATO, HAGO ESTO:  

Comentario de Franklin Marchetti el mayo 28, 2013 a las 12:30am

Bueno que conste que fue un trabajo que me vi "obligado" a elaborar para una convocatoria de un certamen literario de la Asociación Venezolana de Psiquiatria y que no fue recibido pues, yo debía ser paciente psiquiatrico -no me percaté de ello en las bases- sin embargo, "por ahora" los objetivos no fueron logrados.... despues veremos...

UHE: 1/4 DE SIGLO TRABAJANDO POR LA LIT Y LA PAZ CON JUSTICIA SOCIAL EN EL MUNDO. ASOCIACIÓN REGIST CON N° 67332, EL 16-6-1992,TRUJILLO-PERÚ

TRADUCTOR

 EnglishFrenchGermanSpain

ItalianDutchRussianPortuguese
JapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Gracias por estar aquí, compartiendo en nuestro bello portal literario.

©SorGalim

Milagros Hernández Chiliberti

Ingeniera de Sueños

Safe Creative #1103280367494

CLICK: 

1. DESTACADOS POR LA ADMINISTRACIÓN

2. DESTACADOS POR EL STAFF 

EN EL ESPACIO SUBSIGUIENTE INMEDIATO, MOSTRAREMOS LOS Top Blog Posts SEMANALES

Fotos

Cargando…
  • Agregar fotos
  • Ver todos

DONATIVO

DONATIVO VOLUNTARIO

DONE $ 10 USD O MÁS... SI LE SALE DEL CORAZÓN, A FIN DE NO PERDER ESTE MARAVILLOSO PORTAL LITERARIO DE POETAS QUE TRABAJAN POR LA PAZ
/////////////////////////////////////
Donativo en bolívares: Banco de Venezuela. Cuenta corriente Nº 0102-0431--34-0008544898. Milagros Hernández Chiliberti, C.I.Nº 4713068

GRACIAS POR ESTAR AQUÍ  COMPARTIENDO, EN NUESTRO BELLO PORTAL LITERARIO.

DICCIONARIO

----------------------

HIMNO DE LA UHE

LETRA: HÉCTOR CORREDOR CUERVO

MÚSICA: HENRY ANGARITA

****union.hispanoamericana@gmail.com

milagros_ingenieradesuenos@hotmail.com

 Encuentra más fotos como ésta en POETA CARLOS GARRIDO CHALÉN -

OBRA DE SORGALIM- DIRECTORA DEL PORTAL UHE

 

POEMAS

1

¡ERES UN ENCANTO!!

2

¡QUÉ DESAGRADABLE ERES!!

3

¿ADÓNDE FUE MI LUCERO?

4

¿DÓNDE SE ENCUENTRA ESA MITAD DE MI ENSAMBLAJE?

5

¿QUÉ BURLA ES ÉSTA?

6

¿QUÉ HA SIDO DE ELLA?

7

ADORNARÉ MI ÁRBOL

8

AGUAS SUCIAS

9

AL LADO TUYO RESPIRO YO

10

AMANECER DE NUEVO

11

A PAPÁ: NUMEN DE MI HISTORIA

12

APRIÉTAME JUNTO A TI

13

ARDIENTE PECADO. POEMA DEL MES (25 SEPT 2010)

14

BUSCO NOVIO CON URGENCIA

15

CABALGAS POR MI PIEL

16

CADA MITAD EXACTA

17

CALZADAS. SONETOS EN VERSOS ALEJANDRINOS

18

CANELA DULCE

19

CANTÓ EL AMOR

20

CAMILA TIENE UNA CASA

21

CAPÍTULO ATASCADO. ¡NO DEBEN LEERLO!

22

CHANZA 1. Del Poemario: GUASACACA Y CARCAJEO

23

COMPLETA , PERO ABSURDA

24

CON DIGNIDAD Y DONAIRE, CARLOS GARRIDO CHALÉN

25

CREÍA VOLAR

26

CREO EN TI, AMIGO

27

CUANDO UN ALUMNO MUERE

28

DANTE Y BEATRIZ

29

DE CLARAS GOTAS CASCADA

30

DE ESPÍRITU FRESCO Y SUBLIME, ELCIRA MARTÍNEZ CHACÓN

31

DÉCIMAS SIN TIEMPO

32

DESEO EXTENDIDO SUBLIMADO

33

FELIZ NAVIDAD - LOS AMAMOS

34

LOGOS

35

MAQUIAVELO ES UNA ZAPATILLA

36

MARVADINA

37

ME LLEGÓ EL MOMENTO DE RENOVAR MI CHIP SEXUAL

38

MEJOR AQUÍ

39

MI VARÓN ES AGRACIADO

40

MIENTRAS LIBO A ALCANZAR TUS SENSACIONES

41

MÍRAME

42

MIS METÁFORAS

43

MIS RECONOCIMIENTOS EN OTRAS PÁGINAS

44

MOJADO EN MÍ

45

MUJER LLENA DE ESES

46

MUJER REDONDA EN UN MUNDO CUADRADO

47

NACE EL POEMA

48

NECESITO

49

NERUDA, NO ESTÁS MUERTO

50

NOS TOCA

51

NUESTRO TIEMPO

52

NUESTROS HIJOS INFINITOS

53

NUESTROS HIJOS INFINITOS

54

NUNCA TE DEJARÉ

55

ORGASMO DEL AÑO NUEVO

56

ODA A MERCEDES SOSA

57

OVILLEJOS

58

PADRE, HOY EN TU DÍA, NECESITÉ APOYARME EN TU HOMBRO DE PAN DULCE

59

PENÉTRAME CON TU MIRADA

60

PERDERNOS LOS DOS, ES LA QUIMERA

61

PRIMOGÉNITO

62

QUE NADIE SEPA

63

QUERIDA AMIGA

64

QUIÉN SINO TÚ

65

RETOÑOS

66

SAGAZ NAVEGANTE

67

SE ACABAN MIS ENTREMESES

68

SE ACABARON MIS GANAS, SE ACABARON

69

SE HA IDO POR MIS GRIETAS

70

SEÑORA DE LA AMABILIDAD, MARÍA ADIELA LONDOÑO DE COPETE

71

SER NIÑOS, EL GRAN PROYECTO

72

SOBARÉ LAS HERIDAS DE TU COSTADO IZQUIERDO

73

SOBRE EL TABLERO

74

SONATA EN SÍ Y MINUETO EN MÍ

75

TE ANDO BUSCANDO

76

TINTINEANDO ENTRE LUCES

77

TORRE CAÍDA

78

TU BESO

79

TU COLLAGE O LAS SINÉCDOQUES DE MI AMOR

80

TU DESEO ME INVADE

81

TU HORIZONTE Y MI ORQUÍDEA

82

UNA ETAPA DE MI VIDA HA CONCLUIDO

83

UNA MUJER COMPLETA

84

UN POETA VISTO POR OTRO POETA. Dedicado a cada poeta, en el Día Mundial de la Poesía

85

VALLEJO SIGUE GRITANDO

86

VINE DE TU AMARILLO VERTIDO EN FLUORESCENCIA

87

VOY A BRINDAR POR TU SIGLO, NICANOR

88

YA TE ESCURRES POR MI CENTRO

89

YO HE SENTIDO QUE ME AMAS

90

YO SOY ESE SER QUE CREE EN EL MISTERIO

91

DE SONETISTA A SONETISTA

92

DISEÑAR UNA ESTRELLA EN LAS ESTRELLAS

93

DULCE SISELLA

94

EBULLICIÓN

95

EL DOLOR DE MÓNICA

96

EL PERDÓN ES VIVO VERBO

97

EL REGOCIJO DE LA PASIÓN CROMÁTICA

98

EL SABOR DEL DURAZNO

99

EL SUEÑO DE ANDRÉS Y SIMÓN

100

ELIPSIS DE AMOR

101

EN TU GUARIDA

102

ENTRE LA BRUMA DE TUS SUEÑOS

103

ENTREVERADOS

104

ESA MÚSICA SUENA A CARICIA

105

ESTOY EN EL CENIT

106

ESTUPIDECES

107

EXPLÍCAME ESPERANZA

108

FÁBULA DEL ZORRO Y EL LUCERO

109

FANTOCHE

110

FLOR DE TUNA

111

GRILLOS

112

HELADAS ROSAS I

113

HELADAS ROSAS II

114

IMBÉCIL

115

JOSÉ LOGATTO, ZAPATERO Y POETA

116

LA ASIMETRÍA DEL ÁNGULO

117

LA CLAVE DE SOL POR LA PAZ

118

LA MUERTE SUEÑA VIVIR EN LAS MUSAS

119

LA PAZ ES MUCHO MÁS

120

LA REDENCIÓN

121

LA SEMILLA DEL BESO

122

LADRONES DEL TIEMPO

123

LAS FLORES DE LA NECRÓPOLIS

124

LLUÉVEME

125

 

EL BESO Y LA FALSÍA

126

CUANDO ME ENOJO, NO CHILLO

127

YA REVUELCA MI PASIÓN

 

 

 

 

 

 

 

MUY ERÓTICOS

1

 EL MUTUO GUSTO DE TENERNOS GANAS

2

SELLARÁS LA ALAZANA DE TU LECHO

3

CON TU TACTO VIRIL SE DERRAMÓ MI COPA

4

 TUS BESOS SON DE SEDA Y TERCIOPELO

5

 DESEO EXTENDIDO SUBLIMADO

6

 

 AL RITMO DE MIS PUNTOS ERECTOS

 

 

 

 

 

 

 

NARRATIVA

1

GREGORIANUS

2

HOMBRECILLOS

3

LA MAGIA DE BALTASAR

4

MIRINDA RECIBE CONDENA

 

 

 

RELATOS EN VERSO

1

GUAICAIPURO

2

EL KNOCKOUT DEL ASOMBRO

3

EL SECUESTRO Y LA MUERTE. LA PATRIA SE REBELA

 

 

 

REFLEXIONES

1

MENSAJE AL FINAL DE UN AÑO Y AL COMIENZO DE OTRO

2

COMUNICADO PÚBLICO

3

MI IDEA DE DIOS

 

 

 

PRÓLOGOS

1

¿DÓNDE ESTÁN TUS LENTES?

2

ADOLFO CABALLERO Y SUS BESOS PERDIDOS

3

CARMEN SÁNCHEZ CINTAS (SENDA), UN CAMINO VIVIENTE...

4

GEWAMA, EL POETA QUE CANTA ÍNTIMAMENTE AL AMOR INFINITO

5

JHONNY OLIVIER MONTAÑO, UN PEREGRINO ERRANTE QUE REGRESA DE LOS SUEÑOS

6

MARCO GONZÁLEZ, EL POETA DE LA ADJETIVACIÓN ABUNDANTE Y APASIONADA

7

DÚO EN DIÁLOGO DE AMOR, DE ALFRED Y ROSSIBEL

8

 

HOMERO GÓMEZ VALDEZ Y SU SENSIBILIDAD ROMÁNTICO-SOCIAL

9

ENRIQUE CABALLERO ARIAS, CONSTRUCTOR ORGÁNICO DE LA POESÍA

10

MARCELA VANMAK, CON EL ESPÍRITU DE LAS MUSAS

 

 

 

 

ENSAYOS

1

BREVE HISTORIA DE LA UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES, UHE

2

CARLOS GARRIDO CHALÉN: UN APÓSTOL DE LA PALABRA UNIVERSAL

3

CLASICISMO VS VERSOLIBRISMO... AMBOS TIENEN DERECHO A MEDALLAS. PERO BUSQUEN OPTIMIZARSE DÍA A DÍA

4

EL GENIO DEL IDIOMA

5

ELOGIO DE LA MADRASTRA

6

LA VERDAD DEL CURSO VITAL DE ANDRÉS BELLO

7

MI FÓRMULA ECLÉCTICA DEL CONOCIMIENTO

8

NO ES UNA SIMPLE METÁFORA: CON EL CORAZÓN SE AMA… Y SE PIENSA

9

QUÉ ES POESÍA

 

 

 

 

 

 

 

ALGUNOS FOROS

1

¿TE PARECE QUE PEPE TIENE LA RAZÓN? ¿HAY QUE APOYARLO?

2

ACERCA DE EDITAR Y REEDITAR

3

AGRADEZCO AL HERMANO HÉCTOR CORREDOR CUERVO Y A COLOMBIA POESÍA CANTA

4

AL BORDE DEL ABISMO: ENTREVISTA REALIZADA A MARIO VARGAS LLOSA

5

CAMINO A LA TERNURA. De Carmen Nelly Salazar Cortegana

6

COMISIÓN EVALUADORA DE TEXTOS Y OTRAS PARTICIPACIONES UHE - SVAI

7

COMITÉ PERMANENTE de usuarios QUE AYUDE A LA ADMINISTRACIÓN

8

CONCURSO DE CUENTOS "MANUEL DÍAZ RODRÍGUEZ"

9

DESAHÓGATE: ¿QUÉ ES LO MÁS DECEPCIONANTE QUE TE HA CAUSADO UN AMIGO?

10

EL ARTE DE VESTIR UN LIBRO

11

EL CREADOR DE LA ANTI POESÍA HA VIVIDO UN SIGLO... Y CONTINÚA VIVIENDO A SUS ANCHAS

12

EL INSTITUTO MUNDIAL DE EDUCACIÓN Y CULTURA DE LA UHE‏ INAUGURÓ EL PRIMERO DE LOS TALLERES PROGRAMADOS

13

EL MILAGRO DE JUAN PABLO II

14

EN LA PARTIDA DE OSCAR SAMBRANO URDANETA

15

ERNESTO KAHAN, COPRESIDENTE EJECUTIVO DE UHE, RECIBE PRIMER PREMIO EN CONCURSO INTERNACIONAL “LETRAS PARA EL MUNDO 2013″

16

FORO PARA DEJAR CREDENCIALES A LOS MIEMBROS DEL ORGANIGRAMA UHE

17

FORO PARA DESCARGAR LOS CARNETS

18

HISPANOAMÉRICA ¿LIBRE O AVASALLADA?

19

HUMBERTO FERNÁNDEZ MORÁN.

20

I ENCUENTRO MUNDIAL DE ESCRITORES Y ARTISTAS, A EFECTUARSE EN CARACAS LOS DÍAS 15, 16, 17 Y 18 MARZO 2010

21

LA ESTATUA DE VARGAS. Por Rafael Muci-Mendoza

22

LA SOCIEDAD VENEZOLANA DE ARTE INTERNACIONAL CELEBRÓ SU 2º CONGRESO MUNDIAL DE ESCRITORES Y ARTISTAS EN SAN PEDRO DEL RÍO, TÁCHIRA, VENEZUELA, DEL 20 AL 25 DE JULIO DE 2013

23

LA UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES UHE, TE MANTIENE INFORMADO CON LO MÁS ACTUALIZADO DE LA PALESTRA MUNDIAL

24

LUIS PASTORI DICE ADIÓS A SU RESIDENCIA EN LA TIERRA

25

MENSAJE DEL FUNDADOR DE LA UHE DR. CARLOS GARRIDO CHALÉN, AL CUMPLIRSE VEINTE AÑOS DE LA FUNDACIÓN DE LA UNIÓN HISPANOMUNDIAL DE ESCRITORES

26

MUCHO CUIDADO Y PRUDENCIA CUANDO QUERAMOS EJECUTAR NUESTRO "DERECHO A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN"

27

NUESTRAS PETICIONES PARA NAVIDAD Y AÑO NUEVO

28

PRETENDEN CHANTAJEAR A LA ADMINISTRADORA DE ESTE PORTAL

29

PROGRAMA - 3ª JORNADA DE LA PAZ y 1er CONGRESO INTERNACIONAL DE LA UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES (UHE)

30

REGLAMENTO INTERNO DEL PORTAL UHE

31

SÁBATO ALZÓ VUELO UN SÁBADO

32

SÁBATO NACIÓ EL DÍA DE SAN JUAN

33

SEGÚN LA RAE, LA CONSTITUCIÓN VENEZOLANA RECARGA EL LENGUAJE HACIÉNDOLO IMPRACTICABLE Y RIDÍCULO

34

USUARIOS CON ALGUNA IRREGULARIDAD EN SU PERFIL DE PORTAL UHE

35

LA VENEZOLANA GLADYS REVILLA PÉREZ CELEBRA SUS 50 AÑOS COMO ESCRITORA Y BAUTIZA SU LIBRO "CAMINO DE BOTALÓN"

 

 

 

 

 

 

**********************

**PREMIO PLUMA DE ORO, OTORGADO POR:Juan Andrés González, escritor y artista español